Hemos escrito este post pensando en aquellos hijos que cuidan de sus padres. Para la mayoría de ellos, tomar la decisión de ingresar a alguno de sus progenitores en un centro geriátrico y comenzar a comparar residencia de mayores ancianos en Zamora suele ser un momento muy duro en el que el sentimiento de culpa está demasiado presente como para poder gestionarlo con acierto.

Nos gustaría aprovechar estas líneas en primer lugar para explicar que este sentimiento es totalmente normal. A nuestra cabeza vienen todos esos momentos en los que nuestros padres dedicaron todo su tiempo y esfuerzo para atendernos y la sensación de no poder corresponderles suele generar una angustia que pasa a unirse a la que ya de por sí suele ocasionar tener a una persona mayor al cargo.

En este sentido, lo que aconsejamos siempre a los clientes que se acercan hasta nuestro centro para preguntar por las tarifas de nuestra residencia de mayores ancianos en Zamora es que piensen que la decisión que están tomando es la más acertada por muchos motivos. En primer lugar porque en muchas ocasiones, nuestros mayores requieren una atención continua y especializada que sólo un profesional puede brindarles, especialmente si sufren algún tipo de enfermedad. En un centro geriátrico van a tener a su disposición un equipo de profesionales cualificados que van a poder atenderles mucho mejor y de manera totalmente personalizada. 


Por otro lado, cuidar de una persona mayor suele provocar un desgaste importante. Acciones tan cotidianas como ir al cine o salir a cenar con la pareja resultan imposibles de llevar a cabo, lo que a la larga provocará una sensación de agobio y estrés que puede desencadenar conflictos con la pareja o con los hermanos y que podrían evitarse si los mayores son llevados a una residencia para la tercera edad.

En definitiva, desde la Residencia-Centro de Día MV Geriatría queremos evitar que los hijos que ingresan a sus familiares se sientan culpables, mostrándoles todo nuestro apoyo ya que entendemos lo duro que es aceptar que nuestros padres se hacen mayores.